Saltar al contenido

Lo que Todos son dicen acerca de Obra De Teatro De La Independencia De Mexico Para Niños

obra de teatro de la independencia de mexico para niños

El teatro de las generaciones post usiglianas tiene varios dramaturgos que han contribuido al avance y a la expansión del teatro mexicano. Entre ellos se encuentran nombres como Luisa Josefina Hernández, Emilio Carballido, Héctor Mendoza, Sergio Magaña, Víctor Hugo Rascón Banda y otros muchos. Indudablemente llamado de esta manera por la obra de Francisco Sobrino Diccionario nuevo de las lenguas española y francesa, el mucho más extenso y el más destacable que ha salido à luz hasta aora, en que se contiene la explicación del español en francés y del francés en español, que contaba con 6 ediciones en 1760. Las medites sucintas aquí sobre el diálogo y la carta son exploradas profusamente en un libro de mi autoría de próxima publicación. La anécdota, el cuento alegórico y el relato están presentes si bien es necesario investigación que se sumerja tanto en las páginas de periódicos como en la lectura de la copiosa folletería de la época. La apropiación, entonces, de un código neoclásico menos rígido fue la base de un nuevo sistema literario, aunque no tengamos la posibilidad charlar todavía de una ruptura tajante con el gusto del neoclasicismo, sino de una corrección consciente que intenta apartarse de dogmatismos y de cierta ingenuidad que pretendía la «perfección absoluta» de los modelos. El trabajo de estos y otros autores y dramaturgos llevó a la creación de novedosas instituciones como el Centro Nacional de Hermosas Artes o la Asociación Nacional de Actores , quienes formaron, apoyaron, y apoyan aún nuevos talentos y dramaturgos como lo serían Luisa Josefina Hernández, Héctor Mendoza, Jorge Ibargüengoitia, Sergio Magaña y muchos otros.

  • Contamos además de esto con una selección de diálogos publicados a lo largo de la insurrección insurgente que deja clara exhibe de la intención de influir desde la trinchera literaria la opinión pública.
  • Entre ellos se encuentran nombres como Luisa Josefina Hernández, Emilio Carballido, Héctor Mendoza, Sergio Magaña, Víctor Hugo Rascón Banda y otros muchos.

Lea mas sobre los mejores de sevilla fontanero aqui.

Independencia Y Autonomía Literaria

Semejantes obras nos aproximan a la parcela culta del fenómeno literario; en tal índole lo literario se entendía como labor empeñada en poner por escrito pensamientos si bien estos no fuesen ficciones ni fuesen en sentido estricto propios. La belleza literaria se aceptaba en la poesía, el teatro, lo mismo que en la historia o en la escritura periodística; hermosura que radicaba en la «bondad» de lo escrito y en su vocación de discurso lanzado al exterior para cambiar la verdad. En este sentido la utilidad pública apelada constantemente en los impresos vincula la belleza de los textos con el confort ética que procuran; es decir, que el lector (el público en amplio sentido) habría de integrar a su vida interior y diaria los mundos desplegados por la cultura redactada y también impresa, y de esta manera el planeta era susceptible de ser cambiado. Más allá de que la insurgencia ha disfrutado de simbolización en tanto gesta bélica, no debe descuidarse la preocupación de los diferentes mandos y actores de la insurrección por imprimir desde el principio de la pelea bandos, leyes, y comunicados, evidenciando con esta práctica por un lado su voluntad de ser y hacerse gobierno; y por otro, el capital simbólico con que estas élites configuraban su pelea, especiales y propuestas. Los insurgentes se comunican con la sociedad no sólo para reportar sobre las causas del levantamiento, y de sus actos de gobierno (abolición de la esclavitud, liberación del pago de tributos a la población indígena, restitución de las tierras y de su aprovechamiento a las comunidades originarias), sino también para defenderse de los ataques ideológicos que la prensa realista no cesó de divulgar. Así, la lucha obliga a las autoridades coloniales no solo a responder a cañonazos, sino más bien a anegar el espacio público con ataques, negados, difamaciones, e inclusive informaciones encontradas no sólo sobre la invasión francesa en España y de la precaria situación del trono español, sino sobre los hechos locales; aunque todos estos contenidos escritos podrían considerarse generalmente como «prosa de ideas» o de «pensamiento», muchos se expresaban literariamente. El servicio que la cultura letrada promovida antes por los periódicos dio a la causa insurgente no fué suficientemente aquilatada, como tampoco lo fué el impulso que las publicaciones insurgentes dieron para que la noción de lo propio pasara de las dimensiones culturales a las políticas en concepto de un programa.

obra de teatro de la independencia de mexico para niños

Lea mas sobre mejores profesionales de gestorias zaragoza aqui.

Sin proponérselo, la sátira, enclavada en la contingencia, da cuenta de lo cotidiano, de lo pequeño, de la práctica, del tránsito, de lo que todo receptor de entonces reconocería como una parte de su mundo, de ahí que sus productos sean estereotipados. Tales productos impulsarán por una parte una galería de tipos sociales que alimentarán a los que el costumbrismo romántico genere décadas después y, por otro, un catálogo de acciones o formas de proceder que bien podrían considerarse a la larga como fundamentos. Tal es el caso del «catrín» mexicano, semejante pero no semejante del «currutaco» español; caso también de los indígenas caracterizados en los textos por su charla; o de otros individuos cuyos oficios singularizan a la sociedad de la que hablan, por servirnos de un ejemplo las tamaleras o los léperos. Los autores mucho más relevantes de esta temporada tienen dentro Xavier Villaurrutia, Salvador Novo y Rodolfo Usigli. El último es considerado uno de los máximos representantes del teatro mexicano moderno, y su primordial obra, El gesticulador, trata el tema contemporáneo de la Revolución Mexicana y forma una importante crítica política.

obra de teatro de la independencia de mexico para niños

He estudiado este suceso en un periódico de Fernández de Lizardi titulado Alacena de frioleras, como una parte de una problemática considerablemente mayor de los géneros narrativos. La primera fábrica de papel corrió al cargo de José Manuel Zozaya y Bermúdez aproximadamente en 1824, cuando en el molino de Loreto en San Ángel a las afueras de la Ciudad de México se creó la primera fábrica de papel. En el mes de mayo de 1826 en Puebla se fundó la fábrica de papel 2 Amigos o 2 Hermanos; posteriormente hubo novedosas fábricas en Puebla mismo, Jalisco, Veracruz, y en el Distrito Federal.

La diferencia pasa de ser vivida y fustigada como fallo a ser vivida como identidad, en este sentido el quehacer literario de los individuos consigue siempre dimensiones superiores, políticas; forma parte y se forma en sistema simbólico merced al cual los deseos o fantasías, u críticas, más profundas de los individuos se transforman en elementos de contacto entre ellos, y fungen como medio de interpretación de la verdad. En este sentido el proceso de independencia y la escritura literaria, como ya hemos dicho, están íntimamente vinculados. Rituales religiosos, pastorelas, coches sacramentales, zarzuelas, dramas, obras tráficas, de crítica social o originales, el teatro mexicano tiene todo tipo de géneros y temáticas que han influido en su evolución a lo largo de la historia. La república de las letras en el reino de la Novedosa España se configura y consolida años antes que iniciara la movilización política y la insurgencia encabezada por Miguel Noble y Costilla. El Períodico de México desempeñará tareas fundamentales para la red social de letrados de la Ciudad de México y del resto del territorio, además de erigirse en testimonio de la penetración del pensamiento moderno —ilustrado— entre los letrados. Será en los documentos de la lucha armada iniciada en 1810, que el proyecto político de independencia va a cobrar cuerpo, antes y desde perspectivas distintas a los logros logrados por los representantes americanos en las Cortes de Cádiz. Más allá de que hoy día coexisten, si bien separadas, la tradición histórica de trazar la ruta bélica de la insurrección, y las reflexiones en torno de la civilización política que permitió esa insurgencia y la posterior independencia política, ambos procesos —innovador y político— se entrelazan en y merced a la civilización letrada.

obra de teatro de la independencia de mexico para niños

Para citar un caso de muestra en el teatro mexicano de la segunda mitad del siglo XX, popular asimismo como la Nueva Dramaturgia Mexicana, tenemos la posibilidad de destacar esta parte del dramaturgo Óscar Liera, estrenada en 1987 y considerada una pieza maestra del teatro del país. La complejidad y singularidad de su composición, junto con la combinación de elementos realistas con toques fabulosos y mágicos dan a la obra un carácter innovador y característico del autor. Liera asimismo luce por el lirismo de su teatro, aparte de los elementos de aguda crítica social y de su carácter regional. Hace unos días aquí en Espectáculos BCN os ofrecimos una corto historia del teatro en México, repasando la evolución del género dramático en este país desde sus orígenes prehispánicos hasta el teatro mexicano de hoy, pasando por la Reconquista y la guerra de la Independencia. Sujetos como el novohispano, Anastasio de Ochoa y Acuña, simultáneamente invertían sus habilidades en traer de nuevo al español (¿quizá a otro español?) a Ovidio, de quien se conoce su traducción de las Heroidas publicada en 1828, y otras de Horacio, Petrarca, Alciato.

obra de teatro de la independencia de mexico para niños

Lea mas sobre los mejores de toledo aqui.

obra de teatro de la independencia de mexico para niños

Aparece pues la cuestión de de qué manera denominar a la producción escrituraria de la temporada, literatura de la Independencia o bien los tiempos de la independencia literaria. En la actualidad, el teatro mexicano prosigue en incesante evolución y renovación pese a recortes presupuestarios y al apogeo de plataformas como el cine, la televisión o internet. Pese a todos y cada uno de los obstáculos, la historia del teatro mexicano es una de no solo reflexión de la verdad popular e histórica del país, sino asimismo un relato de capacitación de una identidad mexicana propia que se transmite desde el campo dramatúrgico hacia la sociedad y el carácter mexicanos y al reves. Desde Espectáculos BCN aguardamos ver todo lo maravilloso que le queda aún por ofrecer más adelante. Tras la victoria de la independencia se fundaron nuevos teatros y también instituciones como el Liceo Noble, la Academia de San Juan de Letrán o el Teatro de los Autores para fomentar autores y obras nacionales mexicanas con la intención de alejarse de los enlaces españoles, si bien la forma dramática proseguía siendo de imitación europea.

obra de teatro de la independencia de mexico para niños