Saltar al contenido

¡La Muerte Tiene Permiso! ¡y Al Presidente Le Da Risa!

cuento el ejercito de la muerte

La renuncia de derechos para percibir beneficios económicos jamás será en perjuicio de otros. Si la formulase algún militar, sus familiares van a percibir la compensación o la pensión que les sea correcto conforme a esta Ley, al acontecer el fallecimiento de aquel.

Rasaron sobre nuestros cascos, eran guacamayos azules que de repente le devolvieron la vida a nuestro sendero. Un estruendos a furia de agua empezó a endulzarnos la fatiga. Cuando podemos encontrar el peso del río violento algunos de nuestros compañeros se precipitaron a refrescarse.

Etiqueta: El Ejército De Los Muertos

Lea mas sobre dentistas y ortodoncias en estados unidos aqui.

cuento el ejercito de la muerte

Y es que mientras que millones de mexicanos lloran porque en este país “la desaparición tiene permiso”, el presidente ríe por las masacres; “matanzas” colectivas que dejaron cientos de muertos en el territorio nacional. Los militares inválidos continuarían hasta entrada la República su lucha por reivindicar sus intereses en torno a lograr un justo reconocimiento a sus sacrificios y a su contribución para el cimiento de las bases de una nación libre y soberana. En razón a esto, se dispuso su traslado de Achaguas a Caracas donde podía recibir medicinas con el acompañamiento de su familia, aparte de lo que se impartieron normas para que se le prosiguiera girando la pensión de 15 pesos.

Lea mas sobre libros contestados aqui.

cuento el ejercito de la muerte

Que la SEDENA transparente la información sobre su actuar en combates sería un primer paso para demostrarlo. El cambio democrático en México, que formalmente inauguró el presidente Vicente Fox en 2000, trajo consigo las leyes de transparencia, que la SEDENA ignora. Al tomar posesión de su cargo, Fox advirtió que ponía fin a “una época histórica marcada por el autoritarismo”. Por ello, su gobierno buscó “una reforma que asegure la transparencia y el rendimiento de cuentas en las tareas del gobierno, para anular la corrupción y el engaño”. De estas ideas nació el INAI, que ahora pide al Ejército a transparentar información de interés público.

undefined

La falta de transparencia sobre el uso de la fuerza —sobre todo la fuerza mortal— impide su evaluación y, de manera crucial, su control. Sí, como cualquier otra institución en un sistema democrático, el desempeño del Ejército ha de ser evaluado. ¿Se puede diseñar, valorar y corregir una política de seguridad pública, que sea medianamente seria, sin datos básicos? Desde 2006, el despliegue increíble del Ejército para ejercer tareas que corresponden a la policía dejó mucho más de 200 mil muertos.

cuento el ejercito de la muerte

Especialmente, la pelea por la independencia de Venezuela fue cruenta y prolongada por cuanto se extendió por más de una década. No hay que olvidar que, entre las fases más violentas, estaba la del decreto de guerra a muerte promulgado por el oficial Simón Bolívar en Trujillo el 15 de junio de 1813, en reacción a las continuas violaciones al derecho de gentes por la parte de los españoles y al terror impuesto en territorio venezolano por Domingo Monteverde y otros jefes realistas. Únicamente se puede charlar de un leve respiro a este ambiente de confrontación militar con motivo del armisticio firmado a fines de noviembre de 1820 entre las partes contendientes.

undefined

Tras revisarse todos y cada uno de los expedientes, se ha podido patentizar que un sinnúmero de militares proseguían incorporados en las filas pese a sus lesiones o restricciones físicas. En el momento en que la afectación de la salud era muy grave y dañaba la movilidad, eran retirados del campo de guerra y reubicados en otras ocupaciones administrativas o inferiores. Esa fue exactamente la fortuna del Soldado Pablo Arrechidera, oriundo de Petare, quien en 1815 en el puente de Chitagá en jurisdicción de la ciudad de Pamplona resultó herido de una bala de fusil en la pierna izquierda, lo que le produjo una llaga.

Lea mas sobre gestiondeflotasdetransporte aqui.

cuento el ejercito de la muerte