Saltar al contenido

La Leyenda De La Llorona Animakitchen. Libro En Papel. 9786073168113 Librería El Sótano

la llorona para niños

No obstante, para el hombre las diferencias sociales pesaron mucho más que el amor que ella le tenía y la abandonó para casarse con una rica mujer española. La mujer indígena llena de tristeza y enojo se ve inmersa en una catástrofe en la que pierde a sus hijos y ella muere. Cuentan que esa noche la mujer despertó a sus pequeños hijos –un niño y una pequeña–, tomó un puñal y los llevó al río, el que se encontraba muy cerca de su casa.

La figura de la Llorona, una mujer que hace aparición por las noches y llora clamando por sus hijos, tuvo su origen en la Conquista y es una analogía a la desaparición del mundo que conocían las etnias prehispánicas. La extensión y ramificación de leyendas de La Llorona habla de su poder creativo como Imaginario Social y Étnico, que conforma una especie de escritura colectiva donde se plasman por igual fobias, resentimientos y esperanzas, fruto de una recreación colaborativa que genera una escritura alógrafa de las distintas comunidades y territorios de América. Esta polifonía textual y este dialogismo o choque de visiones contrapuestas conecta desde luego con una modernidad que recicla y también hibrida los materiales heredados para atribuirles nuevos significados.

Años En El Planeta Librero

La presencia del agua, pues tanto Aztlán como la gran Tenochtitlan estaban cercados por ella -con lo que los dos sitios estaban conectados no solo por coincidencias físicas, sino más bien asimismo míticas-. No obstante, los antecedentes de este personaje son considerablemente más antiguos, tanto que se pierden en los mitos prehispánicos y se fundan en diversas representaciones de diosas madres como Cihuacóatl, Coatlicue o Tonantzin. No obstante, La Llorona cuenta con paralelismos lejos del Valle de Anahuac. Existen deidades mayas, zapotecas y purépechas con peculiaridades muy afines a la Cihuacóatl —la diosa a la que se asocia el mito en territorios nahuas—. Con trabajo argumental de Inés Arredondo y Hugo Argüelles, Ernesto Alonso causó en 1968 la novela televisiva Leyendas de México. Uno de los episodios impactó al auditorio nocturno con La Llorona (dirigido por Raúl Araiza), aterrorizando a caballeros de espada. Como es natural que una horrorífica figura como esta no podía escapar del ensogado, de manera que hay una versión particular con Lorena Velázquez en Leyendas macabras de la Colonia (Arturo El Villano Martínez, 1973), con Mil Máscaras y Tinieblas en inesperado viaje en el tiempo para afrontar a la siniestra dama “Maldecida por todas las religiones”.

Lea mas sobre listado de iglesias en mexico aqui.

Hemos subrayado el carácter perfomativo de estas leyendas, pues lo que buscan es alarmar, amedrentar, «mover a algo». Liberada del carácter andrópico, esta historia de historia legendaria pretendería llamar la atención sobre ciertos lugares sagrados naturales a través precisamente de la presencia estremecedora del «guardián», que para nosotros es ante todo un «genio acuático», ya que su vínculo con el agua es innegable. Lo mismo que se ponía la efigie de Medusa en pozos u hornos para espantar a los niños, hablamos de comunicar de un peligro, y específicamente los ahogamientos eventuales son un motivo recurrente. Aparentemente, La Llorona avisaba de ríos en crecida y de otros riesgos que observamos se cobran vidas periódicamente. El arduo inconveniente de su génesis, con todo, está ligado al inconveniente de su interpretación. La interpretación literalista da por verosímil la existencia de dichos seres, sean cuales sean, y en esa línea está la teoría de los antiguos astronautas.

la llorona para niños

Lea mas sobre aqui.

undefined

Lo que ocurre es que tal manifestación de lo beato en el mundo clásico o en la Biblia se yuxtapone con otras opiniones y fabulaciones fantásticas, como las derivadas de la imaginería artúrica, por poner un ejemplo. La leyenda supone la omnipresencia de una mujer condenada a plañir, por toda la eternidad, a los hijos que asesinó. Este relato es la base del éxito de la obra que año con año, desde hace 27, se muestra en el embarcadero Cuemanco de Xochimilco. Diríase que, en un arranque de ira, mató a sus hijos arrojándolos al río. Al saber lo que había hecho, se arrepintió el resto de sus días.

  • Además de esto, la Cihuacóatl era también la patrona de espíritus de mujeres muertas en parto que durante la noche gritan y se lamentan por sus hijos, se le llamaba “cihuateteo”.

La Llorona sería una de esas entidades extrahumanas, es su interpretación más elogiable. Sin embargo, su propia fenomenología y prosopografía nos hace pensar en la otra oportunidad, una hermenéutica no literalista, que tenga presente un alegato parabólico. Fue R. Graves quien por medio de su término de iconotropismo, nos avisó de la posibilidad de que los elementos de un cuadro o matriz narrativa, por así decir, se trastocaran, cambiaran de posición.

undefined

El hijo procreado en esa relación no es reconocido por el padre y es ejecutado como venganza por la madre. Otros cuentos aseguran que es el hombre quien da fin a la vida del bebé. En relación la zona, La Llorona puede asimismo seducir hombres por la noche por este motivo su figura tiende a ser sensual pero sin enseñar la cara. Su objetivo es matarlos y quienes suelen ser sus víctimas son esos que están borrachos o deambulando. Cabe mencionar que como los tacos, cada zona del país tiene su propia versión. En verdad, en 2013, la entonces asamblea legislativa la declaró Patrimonio Cultural Intangible de la Localidad de México.

Lea mas sobre softwaregestiondealmacen aqui.

la llorona para niños