Saltar al contenido

La innegable verdad sobre Poema Angel que nadie está haciéndote saber

poema angel

Mis pies tienen fiebre.Lamo la punta de mis dedos5y se me llena la boca de fuego. Camino sin detenerme, atravesando la conjetura de las lunas.Este mundo mío emana lunas innumerables, respira con la continuidad del ángel,10 entrelaza amores perdidos. Bastan estos follajes secretosy el fuego que se levanta como una guirnalda grana. La libertad que advertíaal ver la quietud de la noche,15 extensa sobre los techos de la casa; la fatiga de los sueños inquietoscon el agua que manaba de esos temores. Para muchas mujeres de la zona, en suma, no es sólo una metáfora el polvoriento silencio del arpa becqueriana, ni tan enigmático el sentido del poema de Mallarmé «Quand l’ombre menaça de la fàtale loi».

Un relámpago apareceen el horizonte de la memoria.5 Regresas y te vas,y yo aquíen este espacio, solitariacomo un ángel guardián10 de lo que fue. Descendimos por la cuesta, hasta la orilla del tajamar, la tarde, yo y el otoño,deslumbrados con el arcoíris del crepúsculo. Los caballos semidoradosse bañaban en el agua parda, casi triste,5 era la hora de las lágrimasallá en el monte.Con las crines danzando al viento, salpicadas de hojarasca y olvido. Ángel González falleció el 12 de diciembre de 2008 gracias a esa insuficiencia respiratoria que le acompañó a lo largo de toda su vida.

Hace Veinte Años, En El Huerto

Y este primer aniversario de su muerte es una ocasión increíble para conocer (quien no lo haya hecho aún) su obra). Es bien difícil escoger tan solo siete poemas suyos, pero aguardamos que los que aquí les ofrecemos sirvan para rendir homenaje a este gran autor y, quizás asimismo, para descubrir su obra a algún nuevo lector. Alguien, desde las áureas faldas, chilla su nombre20hacia las cumbres, como ave extraviada. La media luna se deshizo,el cielo quedó sellado en la tierra. Se separó la niebla de mis sueños25y amaneció conmigo esta clase de melancolia. Que se me incendien las alas.No deseo volar sobre este anochecer doliente. Que desaparezcan todos y cada uno de los que dicen amarme; lejos de mí,donde mi asedio no pueda comprometerlos.5 La vida me da muerte.Déjenme sola y dura,en un espacio de suave asteroide.

A Ángel González le enseñó a escribir poesía la tuberculosis que estuvo a puntito de matarlo en 1943, con solo 18 años. Su talla como poeta ha sido reconocida por numerosos premios, como el Príncipe de Asturias de las Letras, que recibió en 1985. Y también con su nombramiento, en 1996, como miembro de la Real Academia Española, en la que ocupó el sillón «P».

Poemas De Gerardo Diego

Lea mas sobre los mejores de albacete iglesia-catolica aqui.

poema angel

No sé si alguna vez este tallohabrá de endurecerseo se convertirá en rescoldo. De todas maneras sucede,10y en este ubicación turbado, allí en el fondo, empieza a nacer algo similar a la práctica. Esos rostrosque me acompañaron desde pequeña, esquivos detrás de los lirios esmerados de los lunes de tarde;impresos en la memoria5de tanto oírlos llamar por sus nombres. Muertos, eran fallecidos,10pero allí estaban en el vivir de todos y cada uno de los días. Reconocido con el Premio Príncipe de Asturias y el Premio Renia Sofía de Poesia, fue entre los versistas más significativos de la Generación del 50. Solo por una razón me entristece la muerte, porque por el momento no voy a volver a verte. Gracias por toda la alegría que me diste.[…] Con ese inmenso amor pienso y voy a pensar siempre y en todo momento en ti.

Lea mas sobre mejores profesionales de gestorias zaragoza aqui.

Su grito se pierde5 en frondas lejanas y un puñal de cielo horada sus alas, suspiro finaldel sol que desmaya.diez La hora se calla en arca de paja,se acuesta la nochetras sus plumas blandas. Tallada en el lecho blanco, me transporto a un mundo sin muerte.

poema angel

Lea mas sobre los mejores de madrid aqui.

En el fondo de los montes15una lámpara roja rasgaba el día. Estudió derecho y magisterio, y en 1950 viajó a La capital de españa para matricularse en la escuela de periodismo, aunque por último terminaría opositando al Ministerio de Obras Públicas. Pero su etapa de funcionario duraría poco, en tanto que en 1955 pidió una excedencia y se trasladó a Barcelona para trabajar como corrector en múltiples editoriales. Fue entonces cuando entabló contacto y amistad con otros versistas como Gil de Biedma y José Agustín Goytisolo, lo que haría que su vocación poética terminara de eclosionar. Y así, en 1956, publicó su primer libro de poemas, Áspero mundo. Quisiera ser una mariposa con un beso de sol sobrelas alasadormecida con el lejano canto de las estrellas bajola luna de la aurora.Quisiese desprender mis raíces y extraviarme en elcielo como una golondrina soñadora.

poema angel