Saltar al contenido

Justo Informe Muestra 5 problemas nuevos sobre A Hidalgo Poesia

a hidalgo poesia

En un bellísimo ejemplo como es Sol de la muerte, observamos la tenue y delgada vibración de las palabras, el mágico despliegue de los alejandrinos con el verbo fecundo y preciso al final de los versos asonantes. En este como en otros poemas, con preferido molde de alejandrinos y endecasílabos asonantados, luce en toda su pureza y mansedumbre una expresión que nada desea añadir a la intensa opulencia del contenido. Es un estilo pulcro, que trasparenta el fondo con limpidez y sin oratoria. Dios es, en el corazón afligido y valiente de José Luis, la mayor tortura. Si Unamuno concebía a Dios como primera situación y al hombre como un sueño de Dios, Noble ve en Dios un sueño del hombre. Pero, lo mucho más paradójico es que Hidalgo tiene fe y, pese a sus negaciones y de sus desesperados clamores, su libro, mucho más que ninguna otra cosa, es un diálogo con Dios, en el que Dios -personaje mudo- continúa en escena todo el tiempo. José Luis Noble, en esta novedosa y espectacular falange, no es sólo un poeta de la desaparición.

Yo solo he amado aquí rememorar su honda trascendencia y su singular y también peculiar aportación a la poesía de hoy. Y me avergüenzo de este cuerpoque entre los vivos me mantiene.Fallecidos estáis y con mi vidano he de encontraros en la muerte.

De Este Planeta Y Los Otros

Por el hecho de que para mudar el mundo, primero hay que cambiar la forma de nacer. Tú sabesque a la muerte hay que ir sin que nadie nos llore,ocultando las rosas del amor que encendimosy el que solo fue sombra que soñamos a la noche… Pero, dejando forzosamente aparte el detalle de su expresión formal, acudamos recientemente y de nuevo a la actitud, al corazón del poeta. En la imaginación de Hidalgo la muerte aparece como un árbol secreto. Distraídos por el rumor de la vida-sirena vamos caminando en la inadvertida fluencia de lo diario. Pero, de súbito, la sombra del árbol nos marca la extrema linde.

a hidalgo poesia

Lea mas sobre los mejores de sevilla fontanero aqui.

Y entramos en ese círculo de sombracon un dulce terror de fría nieve. De este modo, con definitiva sorpresa, con presencia inesperada, la muerte nos llega.

a hidalgo poesia

Mi recuerdo a José Luis Hidalgo, muerto de forma prematura, en el aniversario de su muerte. Los amigos del poeta se daban prisa por terminar la edición del libro y poder ofrecérselo para el viaje. Los fallecidos del mar se muestran presos en la cárcel del agua, en el campo sombrío de sus profundidades. Aquí es el ojo lúcido del pez clavando su mirar en los ahogados, allá va a ser una luna antigua y parada de difuso halo, en otras ocasiones un opaco brillo espectral. José Luis Hidalgo, cuya producción alcanzó a ser tan discretamente fecunda cuanto lo dejó el corto plazo de su historia, es, sin ningún género de dudas, un poeta malogrado. Malogrado pues ha podido dar mucho más en su impedido futuro, no pues no diese la mejor cosecha que era justo aguardar de un poeta caído tan tempranamente. La poesía gauchesca surgida en los principios del siglo XIX en Río de la Plata tiene a Bartolomé Hidalgo como una de sus figuras máximas, no en vano se considera como el iniciador de exactamente la misma.

  • La noche se tendió, irremediable, sobre sus sueños y sus congojas.
  • No pudo ver la mayoría de su legado anunciado, murió en el Sanatorio de Chamartín de la Rosa de La capital española, el 3 de febrero de 1947, aquejado de tuberculosis cuando contaba solo con 27 años de edad.

Obscenidad sería, por contra, creo yo, cortejar demasiadamente a la vida y sentirse dueño de ella, satisfecho de ella, sabedor completo de sus más visibles misterios. En todo caso, la Vida no es novia doncella; menos aún, querida leal. Explorando su paisaje, ve en ellos eternidad ciega, eternidad en que nada perdura a no ser un desconcierto contemplativo ante la realidad revelada en el trance. Vivir es rememorar las ánimas de los fallecidos, y todos nosotros, cuando abandonemos el tiempo, no seremos más queuna oscura memoria en otras ánimas.

Lea mas sobre mejores profesionales de viveros aqui.

La posición de Hidalgo frente al inconveniente de la desaparición es destacadamente negativa. Quizá no haya habido otro poeta en toda la narración de la poesía que haya cantado a la desaparición con un sentido tan absoluto de acabamiento, sólo entreverado a veces por el brillo de una promesa que desea aferrarse con apetencia de eternidad. Pero, aún mucho más que en esta poética opinión negativa, la originalidad de su posición reside en esa dignidad con que embebe la angustia, en esa valentía sin desplante con que afronta la seguridad o la sospecha prácticamente cierta del sueño sin amanecer.

a hidalgo poesia

Lea mas sobre los mejores de aragon aqui.

a hidalgo poesia

a hidalgo poesia